Eliminación de marcas de acné

El acné es una afección inflamatoria que afecta a un alto porcentaje de la población, mayormente entre los 15 y 30 años. Las glándulas sebáceas están conectadas a los poros de la piel y son las encargadas de producir sebo, y a través de los folículos, transportar las células de piel muerta a la superficie de la piel. Cuando los poros se taponan se crea el acné, este puede aparecer en forma de granos, espinillas, puntos negros, comedones cerrados o, incluso, quistes.

Esta afección de la piel es más que granitos, espinillas o puntos negros, es una enfermedad que si no se controla de manera adecuada y oportuna puede dejar severas cicatrices en nuestra piel.

El tratamiento para eliminar las cicatrices de acné se realiza cuando éste ya está controlado con un tratamiento guiado por un dermatólogo, y luego las secuelas que deja el acné, las podemos tratar con láser facial. Las cicatrices de acné son tejido fibroso que sustituye a la piel normal. El tratamiento que se elige, dependerá del tipo de cicatriz, antigüedad, profundidad y esto lo debe evaluar un médico especialista. Se trabaja específicamente con láser Qswitched, que rellena naturalmente el colágeno perdido y si lo combinamos con láser Pixel Erbio, regeneramos y renovamos por completo la piel en un tiempo muy corto de recuperación. Ambos láseres son de la plataforma Harmoyn Xl pro, de Alma láseres.

Claudia Ramos es uno de los centros de estética y belleza más innovadores de Madrid situado en la calle Orense.